astrologia en que era estamos

Entrevista de Olavo de Carvalho a Roberta Tórtora

Porto do Céu, Recife, junio de 2000

De eso ahora se charló

Las Eras Astrológicas no son patrimonio de la astrología. Se hablan de en los Vedas (se los conoce como Juegas) ya hace una cantidad enorme de años antes de Cristo, y por lo menos asimismo en el budismo. La verdad es que semeja que, en esto de estudiar astrología, de sentir ciclos no nos escapamos. Todo cicla, y en este momento asimismo te enterarás de que la conciencia humana tiene un pulso subyacente de despliegue y reabsorción, como nuestro cosmos.

La Era de Acuario nos charla de Conciencia de Conjunto. Nos charla de trascender lo sensible, no reprimirlo. Y a mi parecer esto debe ver con admitir nuestra herencia biológica. Primero fuimos réptiles, después mamíferos. Y en este momento nos encontramos conociendo cuál puede ser el potencial de ser humanos. Pero dudo que esto logre ocurrir si primero no entendemos en hondura nuestra serpiente y nuestro lobo de adentro.

Qué son las eras astrológicas

Según los astrólogos, las eras astrológicas son periodos de tiempo que se determinan dividiendo la duración total del movimiento de precesión que tiene la Tierra entre los 12 signos del zodiaco.

La Tierra tiene múltiples movimientos, entre otros muchos, el de rotación realizando un giro sobre sí cada 24 h, el de traslación cerca del sol, un baile con la luna que hace un cabezal y un movimiento de precesión axial por el que da un giro como una peonza sobre su eje.

8 bendiciones del trígono Marte-Saturno

NASA. Este montaje de imágenes del sistema de Saturno se preparó desde un grupo de imágenes tomadas por la nave espacial Voyager 1 a lo largo del acercamiento con Saturno en el mes de noviembre de 1980.

  1. Podemos encontrar la manera mucho más eficaz de efectuar el trabajo.
  2. Nos sostenemos continuando sin distraernos ni desanimarnos.
  3. Proseguimos adelante con lo que nos encanta. Lo que hemos esperado a lo largo de cierto tiempo que sea apreciado, importante y duradero para nosotros.
  4. El deseo y el atrayente sexual, juntos a nuestra lealtad y devoción, incrementan para beneficio de las relaciones novedosas y que ya están.
  5. Nos vamos a sentir atraídos por personas una generación mucho más joven, con especificaciones físicas fuertes, la musculatura y la composición ósea. O en el otro radical, puede ser mayor y accionar como alumno o profesor.
  6. Deseamos legitimar, consagrar o formalizar una asociación.
  7. Tenemos la posibilidad de lograr desenlaces prácticos y un éxito duradero se tienen la posibilidad de hallar en negocios, bien raíces y metales.
  8. Contamos buenas relaciones y acompañamiento de figuras de autoridad como progenitores, profesores, personas jurídicas y policiales, y jefes.

La Era de Aries (1800 ac -160 dc )

El signo de Aries está gobernado por el mundo Marte que representa nuestro guerrero interior, nuestra fuerza para accionar , para batallar con lo que deseamos y para defendernos. A lo largo de esta era medra la conciencia de la rivalidad, de las conquistas beligerantes, del avance de la individualidad descartando al otro. Comienza el patriarcado, el liderazgo masculino y los mitos de los héroes como Homer, Ulises y Teseo. Se prolonga la admiración por los conquistadores como Alejandro Magno y Moisés enorme líder quien, antes de llegar a la tierra prometida, procuró terminar con el enemigo representado entre otros muchos por el culto al carnero. esta era.

Júpiter y Neptuno son los planetas que rigen este signo: Júpiter representa nuestra expansión, optimismo y nuestro sabio interior; Neptuno representa nuestros sueños, compasión, especiales y nuestras opiniones. relevancia del amor al prójimo, a nosotros y del perdón. Los peces pasan a ser parte de los esenciales símbolos de esta etapa. Comienza el acercamiento entre el este y el oeste. Se busca integrar la filosofía oriental con la occidental, la medicina china con la medicina occidental. Hay una pelea entre la ciencia y la espiritualidad, el corazón y la razón, la cabeza y el espíritu. Tras una marcada polarización, la integración de los opuestos nos enseña el sendero importante para hallar una expansión filosófica y espiritual de nuestra conciencia, heredando, asimilando y utilizando todo cuanto hasta la actualidad aprendido como humanos.

Deja un comentario