astrologia superior de los planetas

Tiempo de lectura: 5 minutos

En estos momentos de ebullición, en los que el hombre contemporáneo se siente desconectado y solo, la Astrología puede ser una herramienta que nos asista a hallar el sentido de las nuestras vidas y de lo que pasa. Gabriela Oyarce charló en el Centro Terapéutico Mezquida de la información que esta herramienta nos puede dar para progresar nuestro autoconocimiento y sobre los cambios que vivimos en el planeta.

Los Elementos y los Planetas

Exactamente la misma los signos, los planetas asimismo están vinculados a los Elementos, entre los puntos básicos de la simbología astrológica. Cada mundo funciona entre los signos del zodiaco, donde imprime su energía simbólica. Los signos corresponden a las constelaciones en el cielo, que el Sol alumbra conforme sucede por medio de la eclíptica. Los planetas viejos (esto es, los planetas populares en la antigüedad), se relacionan con algunas deidades de la mitología, que paralelamente representan áreas de la vida y arquetipos de personalidad.

Las Características Principales (Calent y Fred / Sec y Húmedo) son la base de toda la simbología energética que se encuentra en la astrología. Inspirados por las peculiaridades de la naturaleza y de la materia, regulan tenuemente la energía galáctica.

¿Cuáles son los planetas del sistema del sol?

El sistema del sol o sistema planetario es el grupo de elementos astronómicos vinculados gravitacionalmente entre sí, del que forma parte el mundo Tierra, adjuntado con siete planetas mucho más populares: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Grosso modo, los planetas son enormes masas esféricas de materia compacta que orbitan el Sol en periodos regulares, ciertas compuestas por elementos sólidos, otras por acumulaciones gaseosas. La enorme fuerza de gravedad del Sol es la que los sostiene en sus respectivas órbitas, cuya localización deja clasificarlos en 2 subconjuntos: los planetas interiores y los planetas exteriores.

El Sol, el primer impulso de ser uno mismo

El sol, la estrella de nuestro sistema nos entrega vida y vitalidad, sin él no sería viable la vida. Ocupa el centro del sistema del sol, todo da un giro a su alrededor. Dota de conciencia y es el primer impulso de ser uno mismo. Entrega la aptitud de expresar la naturaleza personal de manera libre y espontánea, su energía se expresa mediante la alegría, lo natural, de estar vivo. Te conecta con nuestra perfección, de ahí que se relaciona de manera directa con la autovaloración que no es mucho más que el reconocimiento de nuestra perfección. El sol representa la generosidad, la aptitud de ofrecerte a el resto. Emite su luz hacia los planetas recibiendo el reflejo de cada uno de ellos y lo realiza por el hecho de que producir luz es expresar su esencia y lo realiza sin aguardar reconocimiento, lo realiza por el hecho de que le nace. No tenemos la posibilidad de ser desprendidos si no somos espontáneos puesto que la espontaneidad, (otro de los dones del Sol) se expresa sin aguardar hallar algo y sin temor a eso que dirán. Asimismo representa la aptitud de ser personaje principal de tu vida, la aptitud de regentar tu vida hacía lo que te hace feliz, ejercer tu intención en el momento de expresar el libre albedrío.

La luna te dota de sensibilidad, esta es que se requiere para sentir el ambiente, tener una correcta adaptación, sin parar de ser uno mismo. Representa a la madre y la familia, los primeros ámbitos a los que debemos amoldarnos, espacios que aportan protección nutrición y cariño. La luna conecta con la parte femenina, pasiva y receptiva. Representa la vivienda, la manera de socializar y la aptitud de ser habitual. La luna resguarda lo íntimo prestando asistencia en la generación de círculos de seguridad. Otorga la memoria, que se requiere para rememorar quiénes somos, contribuye a reconocernos en el espéculo del resto. Actúa por medio de los sueños.

¿Qué es la Cuadratura?

La cuadratura es la configuración que se crea entre el mundo considerado, la Tierra y el Sol en el momento en que el ángulo que se forma entre la línea que une el centro de la Tierra y el Sol, y la línea que une el mundo y el Sol es igual a 90°. Esto es exactamente lo mismo que decir que la elongación del mundo es de 90º. De la misma sucede con la máxima elongación, las cuadraturas asimismo tienen la posibilidad de ser Este u Oeste, según el mundo considerado se ubique al Este u Oeste del Sol, visto desde la Tierra.

La próxima imagen exhibe qué situaciones toma el mundo para estar en cuadratura.

Deja un comentario