cuando se creo la astrologia

Hace cientos de años, nuestros antepasados miraban al cielo y veían un campo de luces. No sabían lo que eran, pero apreciaron algo asombroso: Sus movimientos eran predecibles, y tenían coincidencias con las estaciones, las mareas y las cosechas.

Esta fue la base a fin de que todas y cada una de las etnias viejas inventasen la astrología. Y en pleno siglo 21 todavía amamos la astrología.

Grecia y Roma

Un grabado de Euclides y Ptolomeo con un diagrama cosmológico entre ellos. (Fotografía vía Wikimedia Commons, CC BY 4.0)

Cerca del 280 a. C., Beroso, un sacerdote de Bel de Babilonia, se mudó a la isla griega de Kos para educar astrología y cultura babilónica a los helenos. En el siglo I a. C., se practicaban extensamente 2 ediciones de la astrología: la lectura de horóscopos y la astrología teúrgica (que verdaderamente significa “obra de dios”). La primera procuraba información sobre el pasado, el presente y el futuro, al tiempo que la segunda se preocupaba por el ascenso del alma a las estrellas y la transformación personal.

Origen de la astrología

La astrología tiene múltiples orígenes, puesto que el interés por conseguir sentidos entre los astros del firmamento nocturno ha acompañado a la raza humana desde las civilizaciones mucho más viejas, como la china, la india, la maya o la mesopotámica. Existe prueba de intentos astrológicos que datan de hace 25.000 años.

No obstante, la tradición astrológica occidental empezó en Babilonia y el Viejo Egipto, en torno a 2.000 años a. C., relacionado con la religión y con la toma de resoluciones de los reyes. Por poner un ejemplo, en una secuencia de rollos llamados los Contenidos escritos de los Tiempos del Viejo Testamento, se enseña que Gudea, gobernante de Lagash, recibió de los dioses la explicación en relación a qué constelación convenía mejor para edificar el nuevo templo.

Origen de los nombres de los signos del zodiaco

Los nombres de los signos del horóscopo proceden de las constelaciones. Son términos latinos tomados quizás de unos versos de Ausonio, del siglo IV. De los nombres viejos tres fueron reemplazados: Arcitens pasó a ser Sagitario; Caper se transformó en Capricornio y Amphora se transformó en Acuario; el resto prosiguen igual.

En la Antigüedad se consultaba al astrólogo en las contrariedades de la vida: bodas, decisión de profesión, viajes o negocios.

Deja un comentario