eclipse de sol 21 de agosto 2017 astrologia

El próximo 21 de agosto va a tener sitio un eclipse del sol que va a ser total visto desde América y parcial desde Europa. Como se conoce, este fenómeno astronómico radica en que la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, escondiendo la estrella de nuestro sistema planetario total o medianamente –según la trayectoria de la sombra que proyecta la Luna sobre la área del mundo– , en contraste a los eclipses lunares, que tienen la posibilidad de verse desde cualquier punto de la Tierra donde sea a la noche.

Hablamos de un hecho muy importante en América, donde no se contemplaba un eclipse total del Sol de costa a costa desde 1918. Según comentan los científicos, la “franja de sombra” de algo mucho más de 110 km de ancho comenzará en el norte del océano Pacífico, atravesará USA y acabará en el océano Atlántico.

De qué forma continuar el eclipse del sol de agosto

Si quiere proseguirlo directamente, y sabiendo que en España va a ser un fenómeno parcial, lo idóneo es que esté donde esté intentando encontrar el ubicación mucho más prominente viable. Desde las 20:15 se puede comenzar a ver el eclipse del sol de agosto, y en sitios como La capital de españa va a pasar a las 20:45 -en Barcelona, ​​por poner un ejemplo, no se va a poder ver, puesto que el Sol se va a poner antes que resulte posible verlo.

Pero si no tienes la opción de salir a la calle a verlo o dónde vives no se puede observar el eclipse del sol de agosto, la opción mejor es gozar de varios de los uso contínuo que están programados, así como el que se emitirá en Star4All o en nuestro canal de la NASA. Les dejamos ahora lo preciso para no perderte nada:

Los eclipses siempre y en todo momento marcan puntos esencialmente trágicos

Ya que en el mes de agosto 2017 existe la conjunción Sol-Marte en Leo de hecho , los eclipses están cósmicamente obligados a ser mucho más trágicos. Los dos, el Parcial Eclipse Lunar con Luna Llena en los 15º de Acuario y el Total Eclipse Del sol con Luna Novedosa en los 28º de Leo están cosmográficamente forzados a producir instantes definitorios en nuestra historia colectiva, con juegos de poder actuando tanto desde adentro como en el campo mundano.

El efecto de los eclipses puede perdurar hasta tres meses. Esto puede ser un tiempo sombrío, pero de limpieza y curativo, o un tiempo alegre, de parto. Si nos hemos resistido tercamente al desarrollo, entonces podríamos experimentarlos como una energía verdaderamente volcánica, beligerante que desesperadamente precisa ser purgada, pero que de todos modos no ha de ser temida.

Deja un comentario