equinoccio de primavera 2022 astrologia

Para la astrología, el equinoccio de septiembre representa el cierre de ciclos y la apertura de nuevos episodios. Esto pues marca el desenlace del verano y el comienzo del otoño, estación que tiene un ritmo mucho más retardado.

Espiritualmente representa renacimiento, lo que se prueba que las hojas empiezan a caer de los árboles y el tiempo se regresa mucho más frío. Además de esto, como es el instante en el que el día y la noche tienen exactamente la misma duración se equilibra la luz y la obscuridad.

Tauro

Si bien pasaron por un periodo de tensión, los Tauro van a tener un instante para repararse con la llegada de la primavera. Utilicen para reposar y vivir en tranquilidad y alegría. Relájese y concéntrese en lo que desean realizar. Es instante de tomar un respiro para recommencer.

Van a sentir que su energía se eleva agitadamente, pero va a llegar el instante en que deseen detenerse y reposar. Busca la alegría en tus ocupaciones y explota tu energía para conseguir entendimientos y utilizar tu imaginación.

Aries

Van a sentir que tienen que achicar la agilidad con la que se conducen a la vida, con lo que el consejo de los astrólogos es tomarse el tiempo preciso para ofrecer el próximo paso. El equinoccio impactará eminentemente en áreas sociales y elementos personales.

El equinoccio de primavera va a llegar con una energía sanadora, perfecto para un reposo. Puede explotar el comienzo del año astrológico para entrenar el cariño propio y llevar a cabo una pausa en sus sacrificios.

Equinoccio de primavera 2022: de qué forma resetear la energía

La limpieza de entornos se puede realizar utilizando resinas naturales como la mirra o el incienso quemados en carbón vegetal, que anegan el ámbito de mágicas esencias que penetran en las paredes, rincones y techos, descristalizando durezas energéticas, conmuevas atrapadas, polución y dificultades.

Asimismo tenemos la posibilidad de usar palo santurrón, salvia blanca, lavanda, ruda, agradeciendo a estos elementos de la naturaleza por su asistencia mientras que recorremos nuestro hogar.

Por Ana María Llamazares y Miguel Aguilar

El segundo equinoccio del año vigente, que se genera en nuestro hemisferio Sur a las diez de la noche del jueves 22 de septiembre, es un acontecimiento que , como en otras datas exactas del calendario, nos sugiere ir a acompañar a las características del tiempo, sintonizando de esta manera nuestra percepción con los ciclos del cielo y de la naturaleza. Como entendemos, este equinoccio marca el comienzo de la primavera, el renacer de la naturaleza. Los árboles despuntan las novedosas hojas, las flores explotan de colores, y nuestros corazones vuelven a extenderse con esta gloriosa estación, por el hecho de que palpitan que la vida no solo prosigue su curso, sino se moderniza con mucho más empuje, tras un largo invierno.

Desde la antigüedad hasta este día, este todavía es un instante feliz y digno de múltiples celebraciones. Una fecha connotada con la renovación de la vida, mediante la conexión entre lo divino y lo humano. Un portal en el tiempo diario para agradecer, por honrar, por peticionar por la abundancia del próximo periodo. Asimismo, una ocasión para contemplar en el cielo el reflejo de lo que nuestra conciencia humana todavía precisa admitir y equilibrar.

Deja un comentario