las leyes de la astrologia se cumplen

¿Cree en la astrología? No, yo soy Leo y los Leos no suponemos en la astrología.

De las maneras de adivinar el futuro a través de la astronomía, 2 aparecen entre las mucho más esenciales y capaces: la primera, que es tanto lógica como práctica, es aquella a través de la que aprendemos sobre las siempre y en todo momento alterables configuraciones – producidas por sus movimientos – del Sol, la Luna y las estrellas con relación a sí mismos y con la Tierra; la segunda es aquella por la que analizamos los cambios causados en el planeta por medio de los estados naturales concretos de estas configuraciones. La primera tiene su teoría y procedimiento, y es elogiable en sí, si bien no consigue los desenlaces que consigue en combinación con la segunda.

Especificaciones de la pseudociencia

Una pseudociencia comúnmente muestra ciertas siguientes peculiaridades:

  • Es ocultista. Se protege en las penumbras del entender científico, por norma general como una parte de un relato de conspiración global, de entendimientos misterios o de tradiciones segregas, con lo que sus fieles se sienten poseedores de una verdad suprema y única.
  • No posee legitimación oficial. Las doctrinas pseudocientíficas no aparecen en publicaciones científicas oficiales, ni tiene acompañamiento, acompañamiento y también interés de las instituciones que tienen y fomentan el entender científico. Por contra, son usuales en publicaciones de divulgación, superstición y ocultismo.
  • Copia la terminología científica. En fachada, una pseudociencia utiliza términos científicos y lenguaje afín al de una especialidad oficial, pero sin el acompañamiento y el saber especializado que hay tras las ciencias. Es una suerte de “disfraz” que no es compatible una revisión enfocada y que frecuentemente muestra sin estimar las ignorancias del creador con en comparación con tema puntual, puesto que usan términos científicos de manera imprecisa o contraria a su concepto.
  • Es dogmática. Expone una sucesión de opiniones que han de ser admitidas o rechazadas, pero que no dejan la refutación y comprobación, como sí lo hacen las ciencias precisas.
  • No persigue leyes en general. En contraste a las ciencias, normalmente sugieren casos particulares que contrarían el aparato general de las ciencias humanas.
  • No admite revisión. Frecuenta agredir a sus opositores con razonamientos ad-hominem (a la persona), como acusar de ceguera, de ser parte del “sistema” o de perseguir a los “alumbrados”.
  • Es inmutable. Se adhieren a su cuerpo de opiniones sin replantearlas, reevaluarlas o desarrollarlas mucho más allí, aun cara a las pruebas del alegato científico oficial.
  • Es inconsistente. Sus planteamientos no se tienen dentro con otros campos del entender (incoherencia externa), ni argumentan de manera congruente a sus postulados (incoherencia interna).

Deja un comentario