numero 10 de poder astrologia

Todos sabéis que a los humanos les gustan algunos números sencillos, a los que con frecuencia les dan características mágicas. No hablamos a esos que se muestran en las construcciones puramente matemáticas como sería, entre otros muchos el número pi (ver Wikipedia), sino más bien a esos que brotan regularmente en la vida diaria, como es la situacion… “7”, del que les he hablado (ver abajo múltiples articulo relacionados con el tema). El Sicólogo en fase de prueba George Miller, de capacitación matemática, logró el primer trabajo científico sobre el tema y que puede leer en ingreso abierto pinchando aquí. En lo personal me topé con exactamente el mismo número y sentí asimismo su confusión al hallarlo reiterativamente con él al investigar las construcciones matemáticas de las clasificaciones biológicas y edafológicas, introduciendo asimismo los códigos de todo el mundo de nomenclatura. En el Congreso Mundial de Suelos de Filadelfia (2006) fui invitado para charlar de estos temas en la charla inaugural en el simposio sobre Clasificación de Suelos. A continuación, y como va a ver mucho más abajo, últimamente publicamos un libro sobre taxonomías que llevaba el título de Magic Numbers, al que puede entrar pinchando en entre los articulo que detallo abajo. Desde el trabajo seminal de Miller, el enfrentamiento sobre este numerito de yerras fué profundo. Ciertos lo han calificado de historia de historia legendaria urbana, pero otros varios no. De esta manera, por servirnos de un ejemplo, el hambriento David Ruelle en su muy interesante libro de divulgación “El Cerebro de los Matemáticos” (The Mathematician’s Brain, 2007, Princeton University Press) comprende que la ubicuidad del “7” es algo incuestionable. Mucho más aún, David llega a exactamente la misma conclusión que yo, si bien él es una figura de las matemáticas y yo un “borrico” que me intereso por exactamente las mismas. Los dos avalamos los argumentos de Miller al conjeturar que hay que a las restricciones de nuestra memoria reciente o de trabajo. Es bien difícil conceder un elemento velozmente a una categoría en el momento en que se muestran al espectador mucho más de siete al unísono. Ruelle nos ten en cuenta que los teléfonos con mucho más de siete cantidades (descartando prefijos) son bien difíciles de recordar. Asimismo en otro articulo le narramos un caso que mostraba de qué forma la elaboración de los diccionarios corrientes se fundamentaban en una jerarquización subyacente de siete ítems. Mucho más aún nuevos análisis dicen haber probado que esta restricción, cerca del equipo, asimismo sucede en el cerebro de los chimpancés.

La cuestión sobre este y otros números es que terminan atrayendo la atención de varios ciudadanos, dando rincón a fatuas, esotéricas y mistas narraciones sobre el poder de estos símbolos?, como las que les va abajo. ¿Solo una ilusión? Probablemente sí. No obstante, localizar una explicación científica asistiría a desarmar estos mitos. Debe quedar claro que charlamos de conjeturas o hipótesis puesto que el problema dista de ser resuelto. Reitero Ruelle y yo, podemos encontrar muy razonables los razonamientos de Miller. Ciertamente, la aparición del “número mágico sed por todas partes” bien podría deberse a que la memoria reciente en la cabeza humana tiene adversidades para rememorar números largos y discernir a qué categoría forma parte un preciso objeto en el momento en que se le muestran mucho más de sed elecciones. Y de ahí que tendemos a dividir, dividir, clasificar en torno al “7”, comportándose este como moda mucho más que una media, desde el criterio estadístico. Y de esta forma, la semana tiene siete días, los jinetes del apocalipsis son siete, como los siete errores capitales, etcétera. etcétera., etcétera. Se habla sencillamente de la proyección de nuestras psiques hacia el planeta exterior en el momento de ordenar (clasificar, clasificar) las construcciones naturales en nuestra memoria (entendida como un sistema de información que precisa ser eficaz), sabiendo inconscientemente la composición y restricciones de nuestros sistemas cognitivos. Dicho de otra manera, defiendo que no llevan razón quienes charlan de leyendas urbanas, exactamente la misma quienes les dan características sobrenaturales. Desde la visión de semejante conjetura, si nuestra cabeza atesorara una memoria reciente con la capacidad de guardar y recobrar la información de sobra categorías (afirmemos por servirnos de un ejemplo 20), esta magia se disolvería, puesto que el número siete sería sustituido por otros superiores ( en el supuesto aludido a en torno a 20). Empero en vez de descalificar con argumentos científicos este y otros números deberíamos buscar las causas latentes, por el hecho de que entre la mitología y el desprecio, de forma frecuente hay explicaciones heurísticas considerablemente más enriquecedoras de lo que pudiese parecer en primera instancia.

Últimos días para obtener tus décimos del Niño!

También, asimismo aprovechamos para llevar a cabo un comprendio de los premios que se ponen en juego este viernes 6 de enero de 2023: 

  • Primer premio de 2.000 .000 euros en la serie
  • Segundo premio de 750.000 euros en la serie
  • Tercer premio de 250.000 euros en la serie

Deja un comentario