orden de los planetas en astrologia

Mercurio 88 días

Venus 225 días

Implicaciones astrológicas

El mito de Juno es paralelo a la narración de la agitación popular en las tierras. Los invasores del norte lucharon por imponer tradiciones de descendencia patrilineal y la adoración de su dios primordial, Zeus, sobre las etnias matriarcales indígenas de la Grecia micénica y Creta. En el transcurso de un periodo de cientos y cientos de años de enfrentamiento cultural, ámbas divinidades se vieron obligadas a comunicar el altar.

De este modo, aparte de su autoridad sobre temas relacionados con el parto y la maternidad, Juno llegó a ser relacionada con cuestiones de relaciones socialmente reconocidas, matrimonio legal, realización matrimonial a través del deber y la lealtad, y la pelea por la igualdad en una relación.

Venus

Venus se encuentra dentro de los casos mucho más extraños de nuestro Sistema Del sol. Es el único caso en el que el día es mucho más largo que su año. Esto quiere decir que tarda mucho más en ofrecer una vuelta sobre sí mismo, 243 días, que en darla cerca del Sol, 224 días. Por no nombrar que además de esto, es el único mundo que rompe en sentido opuesto. Gracias a esto, el Sol en Venus sale por el Oeste y se pone por el Este.

Por su lado, los planetas exteriores son esos que están mucho más lejos del Sol que la Tierra. Por consiguiente, conocemos por planetas exteriores Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

El Sol, el primer impulso de ser uno mismo

El sol, la estrella de nuestro sistema nos entrega vida y vitalidad, sin él no sería viable la vida. Ocupa el centro del sistema del sol, todo da un giro a su alrededor. Dota de conciencia y es el primer impulso de ser uno mismo. Entrega la aptitud de expresar la naturaleza personal de manera libre y espontánea, su energía se expresa por medio de la alegría, lo natural, de estar vivo. Te conecta con nuestra perfección, de ahí que se relaciona de manera directa con la autovaloración que no es mucho más que el reconocimiento de nuestra perfección. El sol representa la generosidad, la aptitud de ofrecerte a el resto. Emite su luz hacia los planetas recibiendo el reflejo de cada uno de ellos y lo realiza por el hecho de que producir luz es expresar su esencia y lo realiza sin aguardar reconocimiento, lo realiza por el hecho de que le nace. No tenemos la posibilidad de ser desprendidos si no somos espontáneos en tanto que la espontaneidad, (otro de los dones del Sol) se expresa sin aguardar hallar algo y sin temor a eso que dirán. Asimismo representa la aptitud de ser personaje principal de tu vida, la aptitud de regentar tu vida hacía lo que te hace feliz, ejercer tu intención en el momento de expresar el libre albedrío.

La luna te dota de sensibilidad, esta es que se requiere para sentir el ambiente, tener una correcta adaptación, sin parar de ser uno mismo. Representa a la madre y la familia, los primeros ámbitos a los que debemos amoldarnos, espacios que aportan protección nutrición y cariño. La luna conecta con la parte femenina, pasiva y receptiva. Representa la vivienda, la manera de socializar y la aptitud de ser habitual. La luna resguarda lo íntimo prestando asistencia en la generación de círculos de seguridad. Otorga la memoria, que se requiere para rememorar quiénes somos, contribuye a reconocernos en el espéculo del resto. Actúa mediante los sueños.

Deja un comentario