que dice la ciencia de la astrologia

Por Montserrat Villar (CSIC)*

La creencia en la astrología prosigue muy arraigada en la sociedad. Aún el día de hoy ocasionalmente brincan a sus sucesos instituciones educativas de prestigio que deciden acoger u ordenar tutoriales y congresos aplicados a la astrología, no desde un criterio histórico y crítico, sino más bien para la promoción de las prácticas en teoría adivinatorias. Quizás el misterio de su popularidad está en esa ingrediente sicológica que apela a las conmuevas de la multitud y su necesidad de aferrarse a algo tangible que dé respuestas y dé luz sobre un destino dudoso. En verdad, es destacable la reacción que lúcida entre sus varios seguidores cualquier razonamiento que se presente en oposición a la astrología. Esto de forma frecuente va seguido de virulentas acusaciones de dogmatismo infundado, inquisición al amparo de la ciencia, censura intelectual, etcétera.

La multitud cree «pues es simple y entretenido», señala Ruiz Martín, sicóloga y metodóloga en capacitación, «por el hecho de que verdaderamente precisas una pequeña sensación de control en relación a tu vida, de tu ambiente»

) La mayoría de los astrólogos defienden que su profesión es una ciencia pero no, no es así. Al tiempo que la ciencia se apoya en patentizas, la astrología lo realiza en críticas y opiniones. Al fin y al cabo, en ocasiones que aún no se pudieron probar de qué manera cree Mireya Peñalver, estudiante de periodismo: «La astrología no revela ninguna evidencia a nivel científico, que certifique o logre asegurarme que lo que pasará». Pero según Hristina Miroslavova, estudiante de Comunicación Audiovisual y astróloga como afición: «La astrología es mucho más bien una pseudociencia, pues el astrólogo una parte de unos conceptos que relaciona y también interpreta como elementos».

Según la Opinión de Málaga desde el año 2020 las buscas en Internet sobre astrología se han disparado y marcan como causa primordial la sensación de indecisión además del simple ingreso a través de los gadgets móviles inteligentes y las comunidades. La gente que creen en la astrología estiman que los fenómenos celestes tienen la posibilidad de condicionar la personalidad y la vida diaria de los humanos. Es la práctica de «saber el futuro» según la situación de los astros y marcha desde Babilonia.

¿Pero la astrología y los signos del zodiaco son científicos?

La Facultad de Berkerley, aseguró en su web, que «en cierta forma, la astrología puede parecer científica. Usa el saber científico sobre los cuerpos celestes, tal como herramientas de sonido científicas, como mapas estelares. Varias personas emplean la astrología para producir esperanzas sobre acontecimientos futuros y personalidades de la gente, exactamente la misma las ideas científicas desarrollan esperanzas. Y ciertos aseguran que la astrología está apoyada por prueba: las vivencias de personas que sienten que la astrología les ha funcionado».

¿Qué es la astrología?

La astrología es el arte de interpretar la configuración y la localización relativa de los astros y sus constelaciones, con objetivos adivinatorios, sicológicos o sencillamente como una manera de hallar patrones útiles en la verdad. El término procede del heleno astró, “estrella”, y lógos, “alegato”.

Hablamos de una práctica milenaria compartida por muchas civilizaciones distintas, como la china, la hindú o la occidental. No es necesario confundirse con la astronomía, la especialidad científica que estudia los cuerpos celestes.

El Zodiaco

El pueblo caldeo-asirio inventó el Zodiaco de 18 constelaciones, más allá de que más tarde llegó a ser de 11 y tras 12 como los meses del año basado en las lunaciones. Esto deja a un lado constelaciones como Ophiucus, que tiene una extensión temporal de prácticamente tres ocasiones mucho más que el signo de Escorpio, pero que fué descartada del grupo, sin explicación alguna por la parte de los astrólogos.

La astrología y sus signos es dependiente de las civilizaciones que consideremos: babilónica, egipcia, grecolatina, china, de Japón, centrosudamericana, etcétera. ¿De qué forma es viable? ¿Con cuál quedarnos? Ninguna contestación de los astrólogos.

Deja un comentario