rituals mayas y la astrologia

Ya hace milenios el hombre ha intuido y comprobado que vivimos bajo la predominación del cosmos. Lo que sucede “allí fuera”, influye de forma importante en nuestro mundo –un caso de muestra fácil es la relación entre las fases lunares y las mareas– y quizás asimismo en el rumbo de nuestra vida (cuando menos esta es la idea ancestral del astrología y de distintas tradiciones y opiniones).

Si bien cuestionados por varios, ciertos con razonamientos por lo menos atrayentes, históricamente los horóscopos (interpretaciones puntuales de la relación entre los astros y la vida de un individuo, su salud, destino y personalidad, entre d otras caracteristicas) han resultado de enorme interés para miles de individuos. Esto hay que, quizá, a la necesidad del hombre para comprender la presencia.

AhPuch– El Dios de la Muerte

Las cosas se complican un tanto en el momento en que se habla del alcance mítico de los dioses mayas de la desaparición. En la religión maya, Ah Puch es solo uno de los múltiples nombres socios con ella. Asimismo están: Ahal Puh, Cizin y Yum Cimil. Ah Puch, sobre el resto, es popular por su gobierno sobre la desaparición, el desastre y la obscuridad.

Ah Puch era gobernante del inframundo maya y del Metnal, el mucho más abismal de los nueve avernos mayas. Además de esto, afín al demonio, no es un dios amable. Su imagen por norma general se representa en un estado de descomposición, con su máscara esquelética, el vientre saliente (lleno de materia en descomposición), el cuerpo adornado con huesos y un colgante de cuencas sin ojos.

En muchas zonas arqueológicas mayas se aprecian fenómenos arqueoastronómicos a lo largo del equinoccio y el solsticio.

La civilización maya se encuentra dentro de las etnias viejas mucho más esenciales en el planeta, que data del año 2500 a.c.

astrología

y se conoce que los primeros asentamientos se brindaron en la zona de Guatemala. Más tarde se desplazan hacia México, realizando la construcción de enormes urbes en el periodo tradicional (del 300 al 900 d.c), como Palenque, Calakmul, Dzibanché, Cobá, Chichén Itzá, entre otros muchos.

La Sutil y Extravagante experiencia de gozar el Café Maya

Entre los rituales mucho más simbólicos, evidentemente, nuestro CAFÉ MAJA. Una poción mágica lista a un lado de su mesa, que despega las exquisiteces de un óptimo café y encomia las tradiciones de la milenaria Cultura Maya. Una combinación construída en La Habichuela para el planeta, que tiene como elementos, evidentemente café, naranja, azúcar, licor Xtabentun, un licor propio de la zona, brandy y helado de vainilla.

La preparación del CAFÉ MAYA es un ritual que sorprendió y fascinado a millones de turistas y locales, al nivel, que esta bebida llegó a varios sitios de comidas y hoteles de todo el Caribe Mexicano. Es increíble ver el flameo en la copa y comenzar a sentir los aromas que consigue la mezcla fabulosa de los licores, para después saborear el exquisito contraste del helado con la temperatura del Café.

Ritual de finados

Para los majos, son fallecidos merecían respeto, solemnidad y bastante amor. Por ella, se hacían rituales de finados en los que se daban ofrendas como semillas y productos manuales elaborados por sus familiares siendo sepultados. Complementariamente, se acostumbraban a entrenar liturgias en las que se festejaba el paso del alma hacia un período escencial eterno, en tanto que los mayas pensaban que cada sujeto trascendía y pertenecía al cosmos para continuar viviendo.

El Cha’a Chaak (celebración encargada de la lluvia y su Dios) era una liturgia de solicitud al cosmos a fin de que jamás faltara la lluvia y a fin de que la tierra siempre y en todo momento fuera fértil. Se ponía un altar que simbolizaba el centro de todo el mundo y allí, se ofrecían alimentos a los dioses y animales. Asimismo en la liturgia se hacían múltples oraciones para soliciar a los señores de la lluvia que les bendijeran con el agua para hacer mas fuerte la tierra y ofrecer las mejores cosechas para dar de comer a su familia.

Deja un comentario