sociedad española de parapsicologia astrologia y esoterismo sl

Nos aproximamos a la literatura esotérica no como quien busca diversión, herramienta para seguir en el planeta material o mero cultivo intelectual. El impulso que transporta a la filosofía esconde es una necesidad de saber alén de lo aparente; una curiosidad que en su apariencia mucho más noble es la exigencia que nos hace la naturaleza por buscar la realidad. Este estimar entender se revela tan natural como estimar comer solo que para el alma del humano, para lo que precisa un nutrimiento espiritual para robustecerse y hallar ingresar en un estado de gnosis o identidad con la verdad. No obstante, al aproximarnos a este estudio de las causas invisibles y de los principios universales estamos generalmente con un litoral de barro y humo, de charlatán y superficialidad, de mistificación superflua y espejismos del ego y de la imaginación. Semeja que, por lo menos al comienzo, en esta región liminal del conocimiento es mucho más bien difícil poder distinguir lo verdadero y lo sincero de lo falso y lo ulterior; sobran ventajistas y también interpretaciones erradas y poco estrictas; nos abrimos a la oportunidad de lo enigmático, pero no somos capaces de ver la luz de un diamante cubierto por barro. En decisión correcta atravesar este pantano cognitivo es una parte del sendero que cada uno de ellos debe efectuar, de las turbulencias del viaje, para consolidar su sabiduría y dividir el grano de la paja.

zodiaco

Al paso que estudiamos esoterismo debemos ir depurando nuestro juicio y nuestra percepción, entrenar no solo el intelecto sino más bien la intuición.

En 1935 Manly P. Hall, entre los enormes investigadores del esoterismo mundial, estaba en el epicentro de un nuevo boom de literatura metafísica en California, con las ideas del New Thought, la Conciencia Galáctica , la teosofía y las primeras multitud de orientalismo, todo lo mencionado terminaría dando pie a eso que el día de hoy conocemos como el new age. Hall advertía ahora entonces el inconveniente de la charlatanería, los falsos líderes, la espiritualidad de bolsillo y más que nada el estado de confusión y puerta de inseguridad con que varios de los «buscadores web» se aproximaban a estas zonas del pensamiento, haciéndoles presa simple de las mucho más absurdas enseñanzas. Varios procuraban un precaución prodigioso, un pase mágico de iluminación, una pastilla para el alma sin estar siendo conscientes de que en la espiritualidad no hay magia que no sea una parte de las leyes naturales de la causalidad de un cosmos fundamentalmente ética. Este estado de las cosas le motivó a redactar Words to the Wise, que es una guía precautoria sosiega para esos novatos entusiastas de la espiritualidad. Aquí Hall relata:

Deja un comentario